Represa de Belo Monte

Hace ya muchos años, que por razones lógicas bien fundamentadas según los que las alegaban, dejamos de respetar a aquellos seres vivos que consideramos inferiores a nosotros. El razonamiento era la basa de toda aquella artimaña para poder hacer y deshacer a nuestro antojo, sin dar siquiera la más mínima oportunidad a la controversia. Aquí, un ejemplo de que no sólo no respetamos a las especies que consideramos inferiores a la nuestra -todas-, sino que tampoco lo hacemos con nuestros semejantes.




El de la foto, Raoni, jefe de la tribu Kayapó, una de las al menos 6 que han recibido la sentencia de muerte para el modelo de vida que tenían desde hace miles de años. Dicho dictamen, se debe a la aprobación por parte del gobierno brasileño de la construcción de la Presa de Belo Monte, una planta hidroeléctrica que inundará parte de bosque, y que introducirá en la zona, en la época de construcción, a inmigrantes que aportarán violencia y enfermedades a las que estas tribus no están acostumbradas a hacer frente.

Estos seres humanos, serán despojados de sus casas, de las tierras que llevan cuidando y en las que llevan viviendo muchísimos años. Muchos de ellos, morirán por los cambios introducidos, y el resto, tendrá dos opciones: aclimatarse a las nuevas condiciones, o buscar otro sitio donde vivir, dejando atrás todo por lo que llevan luchando sus antecesores, y volver a empezar de cero. En una carta escrita a Lula da Silva, presidente de Brasil hasta el 1 de enero de 2011, dejaban bien claro su propósito:

“No queremos que esta presa destruya los ecosistemas y la biodiversidad que nosotros hemos cuidado durante milenios, y que aún podemos preservar"

Y ahora es cuando yo pregunto a esas mentes pensantes que nos consideran tan superiores al resto de especies:

 ¿En qué somos tan superiores?

Somos una especie, que lucha instintivamente por su supervivencia sin pararse a pensar en el daño que está haciendo a todo lo que no le compete, perjudicando a sus afines si es necesario. En este aspecto, diría que hay especies que consideramos inferiores mucho más respetuosas y leales de lo que somos nosotros. Sólo hay una cosa en la que claramente somos superiores al resto de especies: La capacidad de destruir todo lo que nos rodea.

Danza Kayapó en una protesta antipresas

Si tú también estás en contra, firma aquí, ¡difúndelo!, ¡comparte en facebook, twitter o donde sea!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...